UN HUERTO POR COSECHAR

La Selección Sub-20 no realizó una buena performance en el último Sudamericano que se realizó en Chile. El no haber conseguido el objetivo no quiere decir que no hay jugadores con condiciones en nuestro fútbol. Hubo chispazos de Pacheco, López, Távara, pero el que tuvo regularidad en su rendimiento fue Huerto, quien además ha demostrado un mejor entendimiento del juego colectivo, el concepto más importante en el fútbol.

Hablemos de Huerto

Cuando un volante se recoge unos metros para ser “salida” es porque los centrales no gozan de esa virtud. Sin embargo, en Huerto se aprecia inteligencia y precisión para darle un destino seguro al balón. Observen cómo los volantes bajan para ser ese “primer pase” pero se hace difícil prosperar porque en el medio hay más rivales que compañeros. Fue el primer problema en el Sudamericano.

Precisión en los pases

La mayoría de pelotas que tocó Huerto tuvieron éxito. No solo porque no la perdió, sino porque fueron verticales y descongestionantes. Ante esta ventaja (tener un central que también juegue y no solo marque) ya no era necesario que los volantes sean emisores, sino receptores. Miren.

Pases largos, no pelotazos

Huerto tiene  mucha técnica para pegarle a la pelota con la intención clara de herir al rival, ahora lo demuestra con servicios largos que sirven para saltar la presión. Son pases largos para conservar la pelota, no son pelotazos para alejar el peligro en propia portería.

Romper líneas, involucrarse en el ataque

Huerto es un buen pasador, un central con alma de enganche. En momentos, cuando los compañeros no se movían, él tomaba la lanza y él era la sorpresa. Trasladaba la pelota y también pisaba campo rival, lástima que las consecuencias de sus actos no eran aprovechadas por sus compañeros.

Problemas para Huerto

Con el transcurrir del campeonato los rivales le fueron tomando la mano. Paraguay siempre obstruyó ese único camino que tenía Perú para intentar hilvanar alguna jugada. Fíjense como Huerto nunca tuvo la comodidad que le dieron los demás rivales. Un paraguayo siempre cerca del central para que no reciba o para apurarlo en la entrega. Creo que coincidimos en que el peor partido que jugamos fue ante Paraguay, no generamos ninguna situación clara. Bueno, principalmente fue por esto.

Para el fútbol que hemos observado en la selección mayor, donde la pelota es lo primordial en el estilo de juego que pregona Gareca, se ha necesitado de jugadores de buen pie para iniciar el ataque desde nuestro arco. El ‘Mudo’ Rodríguez, Yotún y Trauco son los que han participado cotidianamente en esa función y pensando en el recambio, Huerto es una buena alternativa.

Por: Aron Quispe